Una segunda vida de lo más dulce

Una segunda vida de lo más dulce

Helsinki, una tarde fría del otoño de 2010. La hija de Jaime y Yuan tiene tres años cuando se empeña en que necesita un lazo para poder seguir jugando tranquilamente. Al principio sus padres no tienen ninguna intención de abrocharse el abrigo y saltar a la calle en búsqueda desesperada de uno antes de que las tiendas cierren sus puertas. Pero ya se sabe que los niños pequeños tienen una gran capacidad de persuasión, y los primeros intentos de ignorar la petición de su hija parecen no dar muy buen resultado.

Sintiendo la urgencia por ponerle fin a esta pequeña crisis familiar, a Jaime – que como su mujer cuenta con una amplia trayectoria en el campo del diseño- le viene a la cabeza una solución intermedia que puede contentar a todo el mundo: él mismo va a crear un lazo a partir de las llantas de una bicicleta antigua. El color de la goma es perfecto, orginalmente era marrón pero con el paso del tiempo se ha transformado en un rosa clarito. Al observar la emoción en la cara de su hija cuando esta tiene en sus manos el resultado final, inmediatamente comprenden el potencial que se esconde detrás de ésta anécdota.

Así es como empieza para el méxicano Jaime de Vizcaya y su mujer Yuan Long, procedente de China, una nueva aventura empresarial con la creación de Toinen Elämä. Esta firma de diseño establecida en Helsiki comercializa joyas, complementos y objetos decorativos elaborados a partir de materiales reciclados. El nombre de la marca significa “segunda vida” en finlandés.

perhonen
Detalle de la colección ‘Butterfly’, complementos femeninos realizados a partir de llantas de bicicletas recicladas./ FOTO: 2.elämä

La historia
Yuan llegó a Helsinki por primera vez en 1999 para estudiar en la Universidad de Arte y Diseño (actualmente parte de la Universidad Alvar Aalto), en la que posteriormente se graduó en la especialización de cerámica. En 2002 residió durante un año en Estados Unidos, donde recibió sus primeras clases de diseño de joyería. Leer más